24 de noviembre de 2012

Cuando los políticos no se preocupan por el medio ambiente el ciudadano debe de hacerlo

  Antena en Avd. Aguilera. Alicante.                                                                              Antena con forma de palmera Estación de la Marina. Alicante.
              
En cuestión de medio ambiente, el bienestar humano está tomando cada vez más fuerza en las personas y en la opinión que tienen sobre su vida, nos preocupamos mucho más por los recursos que utilizamos y sobre todo, nos ocupa y preocupa, lo que somos capaces de hacer y de ser. El lento, pero progresivo avance que se está produciendo a raíz de la celebre Comisión Brundtland de 1987, donde nuestro futuro común se situó en un lugar principal de la agenda política internacional, va dando sus frutos.

Hoy en día, y a raíz del informe Brundtland, ya no se contempla exclusivamente el crecimiento de la población, como la mayor amenaza para la armonía del planeta. De hecho se considera a la pobreza como mucho menos contaminante que a la industrialización. El énfasis se pone ahora en el desarrollo sostenible, en el uso racional de los recursos, un progreso social y económico que nos facilite la vida pero sin poner en riesgo el futuro y la capacidad de avance de las generaciones venideras, más personas si, pero mucho más y mejor concienciadas.

La contaminación visual es uno de esos factores que podemos gestionar hoy de una manera eficiente, para que no nos afecte en el futuro, tanto a los que estamos como a los que vendrán, y sirva como ejemplo las dos fotografías que ilustran este articulo y que se exponen por gentileza de Alacantí de profit. En la fotografía de la izquierda se muestra una antena de telefonía con un diseño puramente funcional y nada integrado con el entorno, dañando de este modo la visión. Por el contrario en la fotografía de la derecha podemos contemplar una antena de telefonía, perfectamente integrada en su entorno y que pasa desapercibida como artefacto tecnológico. Se trata de una antena con forma de palmera situada junto a la estación de La Marina, justo al final de la playa del Postiguet en Alicante.

Son dos claros ejemplos del trabajo que nos queda por hacer en el desarrollo sostenible del Medio Ambiente, uniendo los ciudadanos, como bien hace la profesora Marta Moreno, la ecología urbana con la participación ciudadana.

Ildefonso Jiménez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada